top of page
  • albioh1

NAVEGANDO HACIA EL ÉXITO: EL ARTE DE PRESUPUESTAR



En el emocionante mundo de los negocios, la planeación es la clave del éxito. Y cuando se trata de una empresa, un presupuesto sólido se convierte en el cimiento de cualquier estrategia efectiva. Pero, ¿cómo se construye un presupuesto sólido? Aquí es donde entra en juego el análisis histórico, la gestión de resultados, las estrategias y los procesos clave.


Análisis Histórico: Aprendiendo del Pasado


Imagina que tu empresa es un crucero y estás a cargo de trazar su rumbo. Antes de navegar hacia el futuro, debes mirar hacia atrás, hacia el océano de datos históricos. El análisis histórico es como consultar las cartas náuticas que registran tus viajes anteriores.


En términos sencillos, el análisis histórico implica revisar los registros de los últimos 24 meses de resultados operativos de tu empresa. Esto incluye observar las ventas mensuales desglosadas por clientes, categoría de productos o servicios, productos, y calcular el margen bruto, que es la diferencia entre las ventas totales y los costos de ventas. Este análisis te ayuda a entender cómo ha funcionado tu empresa en el pasado.


Gestión de Resultados: Marcando el Rumbo


Una vez que tengas un buen entendimiento de la historia de la empresa, es hora de decidir hacia dónde quieres dirigirte. La gestión de resultados es como planificar el destino de tu crucero. ¿Qué quieres lograr en el próximo año? ¿Cuál es tu destino financiero?


Para determinar esto, necesitas calcular el EBITDA que deseas alcanzar en el próximo año. EBITDA es una sigla que representa las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. En términos más simples, es una métrica que te dice la capacidad de la empresa de generar efectivo. Para calcularlo, utiliza las proporciones observadas en el año actual.


Estrategias y Procesos Clave: El Mapa para el Éxito


Ya sabes de dónde vienes y tienes una idea clara de a dónde quieres ir, pero ¿cómo llegas allí? Aquí es donde entran en juego las estrategias y los procesos clave. Estas son tus cartas de navegación para alcanzar tus objetivos.


En esta etapa, comienzas a construir estrategias, como lanzar nuevos productos o explorar nuevos mercados, para aumentar tus ingresos. Al mismo tiempo, desarrollas programas para reducir costos y mejorar la competitividad. Todo esto implica la colaboración de varias áreas de tu empresa, como operaciones, ventas y administración. Aquí es donde se unen las visiones y conocimientos para planear cómo lograr tus metas.


Ajustando el Rumbo: Presupuestación Mensual


Pero no puedes simplemente lanzarte al mar con un plan y esperar que funcione durante todo el año. Necesitas ajustar tu curso a medida que avanzas. Por lo tanto, divides tu presupuesto anual en presupuestos mensuales y consideras la estacionalidad. También debes asegurarte de que tus costos y gastos sean coherentes con tus estimaciones de ventas mensuales. Si no, es hora de hacer ajustes para mantener el rumbo correcto hacia la rentabilidad deseada.


El Viaje Continúa: Calibrando el Desempeño


Una vez que todos los departamentos de tu empresa han acordado y validado el presupuesto, se convierte en tu hoja de ruta. Puedes utilizarlo para medir y ajustar el desempeño de la empresa de manera continua. Observa cómo te va semanal, mensual y acumulativamente hasta la fecha de revisión. Esto te permitirá navegar las aguas con mayor confianza y efectividad.


En resumen, el proceso de presupuesto de la empresa implica mirar atrás para aprender, establecer un destino, diseñar estrategias y procesos, ajustar constantemente el rumbo y utilizar el presupuesto como una herramienta para el éxito continuo. Con estos conceptos sólidos, podrás navegar hacia el éxito con mayor seguridad y eficiencia.



12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page