top of page

MÁS ALLÁ DE LAS COMPETENCIAS: LA SINCRONÍA DE PERSONALIDADES EN LA CONSTRUCCIÓN DE EQUIPOS EXITOSOS




Antes de embarcarse en el proceso de contratación, es esencial que la empresa tenga una comprensión clara de su misión, visión, valores y/o características y objetivos.


Estos elementos no solo guían a los empleados existentes, sino que también sirven como criterios para evaluar la compatibilidad cultural de los futuros candidatos.


Comunicar estos aspectos de manera efectiva durante el proceso de contratación ayuda a atraer a aquellos que se alinean con la esencia de la organización.


Diseñar un proceso de selección holístico es crucial. Además de evaluar las competencias técnicas requeridas para el puesto, es importante incluir la evaluación de habilidades sico-sociales, personalidad, motivación y adaptabilidad.


Los candidatos deben ser capaces de contribuir no solo con habilidades específicas, sino también con actitudes y valores que fortalezcan la cultura empresarial.


En el proceso de contratación, la relación entre las características de personalidad del CEO, la cultura de la empresa y las cualidades del nuevo empleado desempeña un papel crucial.


Esta conexión debe basarse en la coherencia, complementariedad y alineación, contribuyendo así a la satisfacción, el compromiso y la productividad de todos los involucrados.


El CEO, como líder máximo, debe personificar y comunicar de manera efectiva los valores, la misión y la visión de la empresa.


Su capacidad para inspirar y motivar al equipo es esencial para alcanzar los objetivos establecidos. La coherencia entre las características de personalidad del CEO y la cultura de la empresa es fundamental. Si el líder refleja y transmite los principios fundamentales, crea un ambiente propicio para el éxito.


Por otro lado, el nuevo empleado debe poseer un perfil que se ajuste a la cultura organizacional.


Esto implica compartir los principios de la empresa y aportar valor con competencias y habilidades específicas. La complementariedad entre la personalidad del nuevo empleado y la cultura de la empresa favorece la integración efectiva y la contribución positiva al equipo.


En este contexto, algunas de las características de personalidad valoradas tanto en un CEO como en un nuevo empleado incluyen la honestidad, la comunicación efectiva, la motivación, la adaptabilidad, el trabajo en equipo, la proactividad y la disposición para el aprendizaje continuo.


Estas cualidades son fundamentales para cultivar un clima de confianza, colaboración e innovación, elementos esenciales para el desarrollo y el crecimiento de la empresa.


Es importante destacar que estas características no son universales ni estáticas, sino que pueden variar según el CEO, el tipo de empresa, el sector, el tamaño y otros factores.


Por esta razón, definir claramente el perfil del puesto, los valores (características) de la empresa y los criterios de evaluación es crucial para seleccionar al candidato más adecuado para el cargo.


En conclusión, la armonización de las personalidades entre el CEO, la cultura de la empresa y los nuevos empleados crea un entorno propicio para el éxito a largo plazo.


Alinear las características de personalidad contribuye a una cultura organizacional sólida, fomentando la colaboración, la innovación y el logro conjunto de metas y objetivos de la empresa.



14 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page