top of page
  • HBR

¿DONDE ESTA TU TRABAJO EN TU VIDA?




“Me gusta estar ocupado. Me hace sentir importante ". Para algunos, el trabajo puede parecer un escape de los peajes de la vida cotidiana: tareas tediosas, rutinas aburridas o tensiones en las relaciones. ¿Tienes miedo de tener espacio libre en tu calendario? ¿Tienes exceso de compromisos con reuniones, comidas y viajes de negocios? Este comportamiento es común para aquellos que dependen demasiado del trabajo para sentir un propósito, y es un enfoque peligroso.


Por qué los directores generales deberían priorizar el descanso sobre el trabajo.

En algún nivel, todos somos conscientes de los efectos negativos del exceso de trabajo en nuestra salud, relaciones y vida social. Y, sin embargo, muchos de nosotros todavía tenemos dificultades para reducir la velocidad y descansar.


Presiones sociales, jefes exigentes, síndrome del impostor: hay muchas razones por las que elegimos (o nos sentimos obligados) a esforzarnos por trabajar más y más duro.


"Ponerse a trabajar ahora" con la esperanza de cosechar los beneficios más adelante no funcionará. Los hábitos que creaste desde el principio, como un equilibrio deficiente entre el trabajo y la vida personal, te pueden acompañar a lo largo de toda tu carrera.


Si deseas desarrollar un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida y evitar el agotamiento a largo plazo, debes tomar decisiones inteligentes ahora. El primer paso es comprender por qué es tan difícil elegir el descanso para empezar.


¿Por qué trabajamos muchas horas?

Priorizar el trabajo sobre el descanso no siempre es una opción. Son muchos los factores que influyen en que trabajemos muchas horas a pesar de la evidencia de que el agotamiento es malo para nuestra salud y nuestras relaciones.


Echa un vistazo a estas frases. ¿Alguna vez se te han pasado por la cabeza pensamientos similares?


"Bueno, todos los demás lo están haciendo". Cuando todos en tu oficina trabajan muchas horas, puede ser difícil desviarse de la cultura. Es posible que sientas la presión social de impulsar este comportamiento, agravado por las tecnologías móviles que facilitan que nuestros trabajos nos sigan a todas partes y a todas horas del día. Es posible que les digas que no respondan a tus mensajes nocturnos, pero si están trabajando, es posible que te sientas obligado a hacer lo mismo. Es común sentirse inseguro acerca de cerrar sesión cuando tus gentes están trabajando más tarde, lo que a menudo puede llevar a un exceso de trabajo.


"Si quiero tener éxito, necesito dedicar tiempo", el concepto erróneo aquí es que priorizar el trabajo ahora te recompensará con un descanso en el futuro.


"Tengo que demostrarles a los demás que soy un gran trabajador". Muchos de nosotros hemos sido socializados para creer que trabajar duro es lo “correcto”. Tener un trabajo, y tener éxito en él, a menudo se considera una parte necesaria de ser un "miembro honrado" de la sociedad. Como resultado, es probable que hayas escuchado frases como esta, dichas con orgullo en tu oficina: "Trabajé todo el fin de semana". "No he tomado nada de mi tiempo de vacaciones este año". "Revisé mi correo electrónico todos los días mientras estaba de vacaciones". Es posible que incluso hayas dicho estas frases tú mismo con la esperanza de recibir elogios o el reconocimiento de tus colegas.


Desafortunadamente, las investigaciones muestran que muchos profesionales, especialmente los hombres, no revelan sus compromisos personales fuera del trabajo a sus colegas por temor a ser juzgados como menos competentes o capaces de dominar sus tareas en el trabajo. No hay nada de malo en preocuparse por su trabajo o ser apasionado por su trabajo. Pero poner demasiado énfasis en cómo otros interpretan tu dedicación puede llevar a un desequilibrio entre el trabajo y la vida.



Por ejemplo, tomemos el personaje de Clint Eastwood en la película The Mule. Cuando se acerca a su esposa en su lecho de muerte, explica por qué pasaba tanto tiempo en el trabajo y muy poco en casa: “Pensé que era más importante ser alguien ahí fuera [en el trabajo] que el maldito fracaso en el que estaba aquí. mi propio hogar."


Los estudios también muestran que tener un estilo de vida ajetreado, en lugar de uno relajado, se ha convertido en una especie de símbolo de estatus aspiracional. (Cuanto más ocupado estés, mayor será su estatus). Pero si bien estar ocupado puede hacer que te sientas bien en el presente, el exceso de trabajo puede tener efectos negativos a largo plazo en su vida y tus relaciones.


Por: Marcello Russo y Loana Lupu

Harvard Business Review


16 visualizaciones0 comentarios
bottom of page